Ajajai!

-Mira, estos son los sillones, Iris.

-Muy chulos. ¿Y este de la jirafa?

-Ese no sabemos si vamos a usarlo, pero venía en el lote.

-Jajaja. ¿Y los taburetes también?

-Sí, son para la escena del bar.

Mi hermana también ha pasado por Madrid y se apunta a la cerveza de celebración de las primeras compras. Guillermina le advierte del peligro.

-¿Y a ti no te ha liado tu hermano para que hagas nada?

-Todavía no, pero ya no sé si hay vacantes.

-Hombre, Germán ha diseñado el vestuario, pero tú lo puedes confeccionar.

-¿En serio? ¿Pero puedo hacerlo como yo quiera?

-Claro. Bueno, Germán ha dado la primera idea, pero vamos a simplificarlo bastante, porque no puede haber tantos cambios, en el preestreno nos dimos cuenta de que no da tiempo entre las escenas, así que sólo una ropa para cada uno.

-Está bien.

-¿Ves? Ya te ha liado.

-¡Pero si me encanta! Estaba deseando tener algo creativo que hacer.

-¿Ves, Guille? Te lo dije. Si es que la gente se lía sola. ¡Anda que no van a estar guapos mis actores!

Guillermina Ayestarán

-Vamos al albergue a por las otras dos botellas de tinto.

-Venga.

Mairena del Alcor, agosto. Encuentro de teatro joven “Emergentes”. Compañías internacionales se dan cita para mostrar sus trabajos y participar en coloquios y actividades variadas. Los Improductivos estamos invitados, y pasamos una semana maravillosa de intercambio, cultura y fiesta.

Son las dos de la mañana y tenemos ganas de más. En la litera de al lado están dos de las chicas de “The Winged Cranes”, compañía de títeres bunraku de finura exquisita.

-¿Ya vais a acostaros?

-Sí, mañana conducimos de vuelta a Madrid.

-Pero eso no puede ser. Os habéis ido a traición.

-Es que si no, no nos íbamos.

-Eso seguro. Bueno, ahora tenéis que volver a la fiesta, que os hemos pillado.

-No, no, en serio, que mañana conducimos.

-Bueno, pues vamos a tomarnos una copita aquí.

-Vale, eso sí.

Comentamos lo que más nos ha gustado del festival, los trabajos de los compañeros y los planes de futuro. No tenemos abridor, y Ale se mancha los pantalones hundiendo el corcho en la segunda botella. Guillermina Ayestarán se ríe mucho con la situación.

-Pues he estado en Madrid todo el verano.

-¿Y eso? ¿Con la impro?

-No. Esta vez es un proyecto personal. Bueno, personal al principio. Ahora hay un montón de gente involucrada. Como os descuidéis os lío a vosotras también.

-Uf, yo soy fácil de liar. Esta me hace sacarle fotos cada vez que me descuido.

-Fotógrafa ya tengo, pero me hace falta una escenógrafa.

-Oye, pues eso sí que me gusta. Me doy maña tapizando y organizando muebles.

-Estás a una frase de que ponga tu nombre en el dossier.

-¿Cuándo subes a Madrid otra vez?

-La semana que viene. ¿Os venís a un ensayo y me decís qué os parece?

-Claro que sí.

La obra les gusta y Guillermina se compromete a diseñar los espacios. Al terminar de comer ya hemos quedado para ir a ver al día siguiente unos sillones que ofrecían en Wallapop.

-No sabes lo bien que me vienes. Yo no soy nada resolutivo para las compras.

-Bueno, hay que tener un buen equipo.

-Tengo sin duda el mejor que puedo tener.

José Gallego

-Javi, ya que estás en Madrid, podrías acercarte al Lara para aclarar las necesidades técnicas de “Mujeres de la Historia”.

-Claro, esta misma tarde me pongo de acuerdo con ellos y con nuestro técnico.

Rocío Segovia viene a principios de agosto a actuar en el Lara y eso me da la oportunidad de volver a ver a José Gallego, con el que hice buenas migas cuando tuvimos función en Segovia. Allí me dio un curso práctico intensivo de iluminación durante una mañana y me estuvo hablando de su experienca con una dieta de sirope que estaba haciendo entonces. Por el bizcocho que se pide, deduzco que ha vuelto a la alimentación convencional. Luego le cuento por qué estoy en Madrid.

-¿Y tienes técnico de luces?

-No, y me he acordado de ti, pero la verdad es que no te he llamado porque me daba vergüenza. Sé que no paras de trabajar y en este proyecto no puedo pagar nada hasta que no empiece todo a rodar.

-Tú por eso no te preocupes. Esto funciona así, estás empezando.

-Ya, tío, pero igualmente me siento regular.

-Bueno, ya me llamarás tú a mí cuando tengas presupuesto.

-Eso ni lo dudes. Entonces te tomo la palabra.

-Con gusto, Javi.

Y una vez más, me siento afortunado, porque se cruza en el proyecto otra persona más que va a poner su talento y su experiencia al servicio de mi ilusión.

¡Va a hacer el diseño de iluminación un técnico de luces de verdad!

Sergio Bezos, Pianista y Actor

-¿En serio? ¿Y podrías tocar la canción de la obra para acompañar a los actores?

-Sí. No es difícil.

-¿Y puedes tocar y cantar tu parte?

-Sí, creo que sí. Tendría que prepararla un poco, pero… ¿qué podría salir mal?

Me alegro un montón de haber conocido a Sergio. Además de que encaja perfectamente en el proyecto, me parto de risa cada vez que hablo con él. Durante alguna conversación acerca del vídeo promocional -que estuvimos corrigiendo vía facebook hasta las dos de la mañana-, acaba saliendo el tema de que estudió en el conservatorio.

-Pues a partir de ahora, “Capullo, quiero un hijo tuyo” tiene música en directo.

-Mola.

Y vosotros lo veréis muy pronto 😀

 

El preestreno

-¿Tú a cuánta gente has invitado?

-A tres o cuatro, pero no sé cuántos vendrán. ¿Y vosotros?

-Igual.

-Bueno, hemos contado con que cada uno trae a cuatro o cinco. Aunque apurado, habrá sitio.

Tras poco más de quince días de ensayos intensivos, mostramos el trabajo a algunas personas cercanas. Todavía sin iluminación en condiciones, improvisamos una escenografía bastante funcional con los muebles que hay en la sala, y para el vestuario aprovechamos las generosas indicaciones de Germán Santori, que pasaba por Madrid y también ha querido colaborar.

Estamos nerviosos, porque el ensayo general lo hemos hecho la misma tarde de la muestra, pero todos estábamos de acuerdo en que era importante poner una fecha para que nos sirviera de estímulo al trabajar. Y así ha sido. Una veintena de amigos del equipo nos acompañan en la pequeña celebración.

-Nos ha gustado mucho.

-Sí, creo que va a funcionar bien.

-Sí, enhorabuena.

La gente de teatro que ha venido hace algunas observaciones críticas muy valiosas a tener en cuenta en futuros ensayos, y el ambiente general es de satisfacción. Aunque falta mucho por hacer, todo el mundo coincide en que el primer borrador promete.

Ahora toca irse de vacaciones y dar descanso al equipo. Yo las aprovecho para diseñar el cartel, los fliers y el dossier, porque toca mover la obra en los teatros de la capital.

¡Esto está en marcha!

ELENCO PRIVILEGIADO

Durante las semanas siguientes me doy cuenta de que, además de interpretar con talento, mi equipo está lleno de cualidades. La que más valoro es la disposición: son puntuales, traen el texto memorizado y escuchan mis indicaciones sin mostrar ni un asomo de duda, aunque al final de los ensayos me expresan su opinión sobre el trabajo. En definitiva, se dejan dirigir y me ayudan a hacerlo mejor.

Pero además hay unos extras sin los cuales todo sería mucho más costoso:

Paloma Córdoba posibilita que ensayemos en la sala donde ella da sus clases de impro, “La Casa de los Jacintos”, un espacio extraordinario al que aprovecho para agradecer la cesión.

Sergio Bezos llama a su amiga Elena García, que nos hace unas fotos estupendas que mando inmediatamente a Sala Cero, y además, Sergio controla de edición de vídeo y se compromete a hacer el teaser promocional.

Cada vez que añado un nombre al futuro dossier me doy cuenta de lo afortunado que soy, pues estoy rodeado de gente que pone todo su esfuerzo para alimentar esta ilusión que hace tiempo que ya no es solo mía.

Qué bonito es el teatro.

SALA CERO (PROGRAMACIÓN)

Ahora, sí.

-Ángel, mira, he tenido un problema con la obra que te prometí, pero me he venido a Madrid y tengo un proyecto que también me gusta mucho. Si te parece bien la sustituimos y estrenamos esta en vez de la otra.

-¿Estás en Madrid? Qué bien. Pues sí, me parece bien. ¿Y de qué va?

-Es una pareja de lesbianas que quieren tener un hijo y deciden engañar a un hombre.

-Ah, una comedia de enredos. Muy bien, muy bien.

-Sí, es que hasta ahora no he conseguido reunir a todo el equipo, y no quería llamarte antes de tenerlo solucionado, pero ya va para adelante. Lo único que necesito es un poco más de tiempo para las fotos, pero las tendrás la semana que viene. Y pídele disculpas a Mamen de mi parte, que le he estado dando largas esta semana, pero es porque estaba solucionándolo todo.

-Sin problema. Yo se lo explico.

-Muchas gracias. Te vas a alegrar. Va a quedar algo muy chulo.

-Seguro que sí. Buen verano.

Respiro. Hace una semana tenía un libreto sin imprimir y hoy tengo fecha de estreno y un equipo extraordinario.

-Por cierto, familia. Confirmado que nos vamos a Sevilla.

MARIO

Estoy jodido. Mi única esperanza es que la tercera opción de las chicas esté más disponible que los anteriores, porque aunque la red de Déborah ha comenzado a funcionar, los actores que ella me ha mandado están en la misma situación que los que encuentro por la otra vía.

Suena el teléfono. Lo cojo confiando en que no sea nadie de Sala Cero para pedirme más cosas que todavía no tengo.

-¿Sí?

-Hola, soy Mario. Me han dado tu teléfono. Dicen que estás buscando un actor.

-Sí, así es. ¿Estás interesado?

-Sí.

-Mira, es para trabajar en julio, ¿te lo han explicado?

-Sí. Yo estoy haciendo un curso por las mañanas hasta el viernes, pero luego estoy libre entre semana.

-Vale. Te mando el texto y me dices.

-Perfecto. Te mando mi material también para que lo veas.

 

El vídeo book me muestra a un chico guapo que ha trabajado en algunas series de televisión.

 

-Oye, Javi, que el texto me ha encantado.

-Ah, perfecto. Pues mira, la verdad es que hay otra persona que está pendiente de contestar, así que hasta mañana no voy a poder decirte nada seguro.

-Vale, no te preocupes. Yo me voy a aprender las dos primeras escenas de todas formas, que sé que el resto del equipo ya ha empezado a trabajar.

 

Tenía mis dudas antes de hablar con él, pero su motivación me convence totalmente. Esa actitud es justo lo que busco. Un poco más tarde le digo que está dentro.

 

-¡Estupendo! Oye, pues si quieres dejo de ir al curso para poder ensayar por las mañanas.

-No, mira, no hagas eso. Te agradezco la entrega, pero tengo que explicarte algo. Aquí nadie va a cobrar por los ensayos. Yo tengo intención de que sea un proyecto a largo plazo, y en el momento en que la taquilla dé algo seréis los primeros en recibir vuestra parte, pero hasta entonces no quiero que dejes nada. Nos ajustaremos a tus horarios en la planificación.

-De acuerdo. Yo por las tardes no tengo problema.

-Pues tus escenas esta semana se ensayarán por la tarde.

 

Feliz de incluir a un cuarto miembro con tan buena disposición justo en el momento más crítico, escribo en el recién ampliado grupo de whatsapp: equipo, os presento a nuestro padre 😀

SALA CERO

De: Sala Cero. Comunicación.

Para: Javi Durán.

Asunto: Material difusión

 

Hola, Javi. Necesitamos que nos mandes las fotos de la obra, el cartel y el vídeo para las redes, a ser posible esta semana. Muchas gracias.

Mamen

 

La obra a la que se refiere es una comedia que me comprometí a representar en Sevilla en octubre y que no he podido empezar a ensayar porque la pareja de actores que iba a actuar en ella no está finalmente disponible. Había aparcado el proyecto confiando en que en septiembre encontraría una forma de resolverlo, pero el email me devuelve a la realidad y comprendo que va a ser imposible sacar las dos cosas adelante. La única solución es llevar “Capullo, quiero un hijo” a Sevilla y dejar la otra comedia para mejor ocasión.

 

Responder.

Hola, Mamen. Esta semana viene un fotógrafo a uno de los ensayos. Te las mando cuando las tenga. Un saludo

Javi

 

Ya le explicaré el pequeño cambio de planes al programador cuando encuentre a un actor al que pueda retratar un fotógrafo que no existe, todo en esta semana.

¿LUCAS?

-En realidad tienes mucha suerte, Javi. Lo raro es que hayas encontrado tan rápido a tres personas dispuestas a trabajar en julio.

-Sí, si lo sé. Pero me había hecho la ilusión.

-Es que la gente si está en Madrid es porque ya está currando. Y si no, están de vacaciones.

-Ya, ya, si está claro. Y en realidad me parece muy bien que nos diga que no desde ya. Mejor eso que comprometerse y dejarlo a la mitad.

-Bueno, pues habrá que buscar a otro guapo.

Aunque la negativa de Quim, con la agenda comprometida para unos cuantos meses, me desanima un poco, la réplica de Lucía consigue darme perspectiva a carcajadas, pues la situación real guarda un paralelismo con la de la ficción: tenemos que encontrar a un hombre con un perfil muy específico, y todos nos ponemos a ello.

-Hola, Deborah. ¿Qué tal?

-Hombre, Javi. ¿Cómo estás?

-Bien. En Madrid. ¿Tú andas por aquí?

-No. Estoy en Los Caños.

-Bueno, igual me puedes ayudar de todas formas. Tú conoces a bastante gente.

-Claro, dime. ¿Qué te pasa?

-Estoy buscando a un actor.

-¿De qué perfil?

-Tiene que aparentar unos treinta años y ser atractivo. Pero lo más importante es que se pueda trabajar bien con él. No quiero divos.

-Entiendo. Déjame pensar y te mando algún teléfono.

-Gracias. Cuando vuelvas a Madrid nos tomamos una caña.

-Seguro que sí. Pero será ya después del verano. No quiero saber nada de ese calor.

-Cuando tú quieras.

Otros dos actores amigos de las chicas han rehusado participar. El texto les gusta pero no pueden comprometerse al ritmo que queremos. Los ensayos van a empezar sin uno de los actores, pero es que no tenemos tiempo que perder. Acordamos comenzar por las escenas en las que no aparece el personaje, aunque noto que eso no es bueno para la moral del grupo, y siento el proyecto tambalearse por primera vez.

PRIMERA LECTURA

-¿Qué os ha parecido?

-Joder, el puto Puki soy yo.

-Jajajaa, sí, es lo mismo que pensé. Lo has leído como me lo imagino. ¿Y vosotras?

-Sí, a mí también me gusta.

-Y a mí. ¿Pero quién va a hacer de Lucas?

-Pues para eso también estamos aquí. Yo en Madrid no conozco a mucha gente, y además quiero que el cuarto actor sea responsable y se lleve bien con el equipo, así que contaba con que vosotros me sugeriríais nombres.

-Y además tiene que ser guapo, ¿no?

-Sí. Tiene que ser atractivo. Pero lo más importante es que genere buen rollo en el equipo.

-Vale. ¿Qué os parece Quim?

Yo no le conozco, pero los tres están de acuerdo en que es un compañero extraordinario. Paloma le manda un audio súper entusiasta y noto como mi ilusión inicial ya ha calado un poquito. Ahora somos un pequeño equipo.

SERGIO

El domingo es la fiesta final del Club. Javier Pastor alquila una casa en Chinchón y todos los alumnos, antiguos alumnos y allegados pasan el día bañándose, comiendo, bebiendo y jugando a juegos de mesa. Hasta allí me lleva Sergio Bezos en su coche, en el que va también su compañero Sicario, ambos ya con la cabeza descubierta.

En la piscina, Lucía me pregunta algunos detalles sobre la obra.

-Es una pareja de lesbianas que quieren tener un hijo, pero no tienen dinero para una inseminación privada, y por la pública les tardan mucho tiempo. La obra empieza cuando están llamando al último de los amigos de una lista que han hecho para ver si les quieren hacer el favor de embarazarlas.

-¿Y qué les dice?

-Que no, claro. Y entonces se les ocurre la genial idea de engañar a un hombre para quedarse embarazadas.

-Jajaja, mola.

-Sí. Bueno, tu personaje no está muy de acuerdo al principio, porque le parece mal y además ella no ha estado nunca con hombres, pero el de Paloma sí, de modo que te convence y empezáis la cacería.

-Ah, entonces yo soy la buena.

-Bueno, eres más sensata, pero tienes tus cosas también. Eres muy de infusiones y de chakras.

-Jajaja, me va.

-Y ya no te desvelo más, que si no en la lectura no te va a sorprender nada.

-Vale.

En el coche de vuelta termino de confirmar que fuera del escenario Sergio también tiene una forma de hablar muy parecida a otro de los personajes, y una energía que también me gusta mucho, así que le propongo venir a la lectura, pero tiene que trabajar. Es una pena, pienso, pero el lunes me llama por teléfono.

-¿Has encontrado a alguien para la lectura?

-Aún no.

-Pues cuenta conmigo, que me han cambiado el turno.

-Perfecto, yo leeré el cuarto papel y veremos qué os parece.

 

LUCÍA

Disfruté mucho ese fin de semana. Hablar en octosílabos era una motivación suficiente para ese madrugón extra que exigían las obras de la línea uno. Y además era el fin de temporada de “El Club de la Impro” y Javier Pastor, responsable de la escuela, me había invitado a todas las actividades, empezando por la final del torneo de Catch, en la que las dos parejas finalistas competían por un título de prestigio en la escena madrileña. Fue un partido reñido y al final ganaron por penaltis las Mc Sor Sisters, monjas rápidas y enérgicas. El público, lleno de entendidos, me contó que los Sicarios Sociales, cubiertos con sus medias de atracador, también habían hecho un gran torneo, eliminando a parejas legendarias con mucha trayectoria.

Al día siguiente eché una mano en la Gymkhana que obliga a los equipos a recorrer Madrid en busca de objetos imposibles y a superar pruebas variadas que el propio Pastor coordina y supervisa. Los participantes se desviven corriendo por la capital bajo un sol asfixiante y todo termina en un pequeño parque en el que la coreografía final decide la victoria por unos pocos puntos para el equipo de Lucía, que acaba cogiendo el mismo metro que yo.

-¿Y hasta cuándo te quedas en Madrid?

-Eso depende. Tengo algo entre manos y si me sale me voy a quedar hasta que lo termine.

-¿Qué estás haciendo?

-Voy a montar una obra con Paloma.

-Anda, qué bien. ¿Y tienes ya a los actores?

-Aún no. ¿Tú estás libre en julio?

-Pues sí.

-¿Y qué tal te llevas con Paloma?

-Muy bien.

-Pues si te apetece, tengo un papel para ti.

-La verdad es que hace tiempo que queremos trabajar juntas.

-El martes voy a hacer una lectura. ¿Te apuntas?

-Hecho.

PALOMA

-Paloma, ¿estás libre en julio?

-Pues bastante, ¿por qué?

-¿Y estás por Madrid?

-Sí. ¿Qué pasa?

-¿Te acuerdas de la obra que empecé a escribir en el curso de dramaturgia? La de las lesbianas.

-Sí.

-Pues la he terminado y quiero representarla allí. Si me ayudas a conseguir equipo, la montamos. Creo que puedes clavar uno de los papeles.

En realidad yo iba a Madrid para recibir un curso de impro en verso de un fin de semana, pero unos días atrás había leído la última versión del texto con mis amigos Nico y Anita y me habían animado mucho, así que pensé que el verano era un buen momento para convertir esas letras en algo de carne y hueso.

-Vale. Me apunto.

-Pues hay que encontrar otra actriz y dos actores.

EL EQUIPO

Además de unos actores extraordinarios, he tenido la suerte de encontrar a un montón de personas que están aportando su esfuerzo y dedicación al proyecto. Les estoy muy agradecido porque gracias a su colaboración esto se está convirtiendo en algo precioso.

¡Vamos, equipo, que ya queda poco!